Comparte en

“El Design Thinking no es arte, ciencia, ni religión. Es la capacidad, en última instancia, para el pensamiento integrador.”  (Tim Brown)

¿Cómo ser innovador en un mundo en el que todo ya está inventado? Esta es una pregunta que se hacen continuamente los emprendedores a la hora de pensar en la creación de un producto o servicio. Para contrarrestar esto, Tim Brown Ingeniero industrial, profesor en la Universidad de Stanford en Inglaterra y CEO de IDEO, estableció la filosofía del Design Thinking o pensamiento de diseño para resolver problemas y necesidades de la vida cotidiana con soluciones innovadoras a través de un modelo de diseño y desarrollo basado en 5 etapas. 

De esta manera, compañías de reconocimiento mundial como Google y Facebook han adoptado el concepto de Design Thinking en sus procesos de negocio como teoría base para el desarrollo de productos y servicios innovadores, a partir de lo que dicen sus clientes en un proceso de retroalimentación o feedback de sus experiencias, logrando que éste se involucre en todas las etapas del modelo creativo, que inicia con la generación de empatía a través de 3 preguntas clave, basadas en el círculo dorado de Simon Sinek para la solución de las necesidades:

  • ¿Por qué?: causa y propósito de las necesidades.
  • ¿Cómo?: estrategias y acciones necesarias para realizar el por qué.
  • ¿Qué?: Producto y resultados.

A esto, se suman las cinco etapas del modelo de Design Thinking que consta de la generación de empatía, la definición de un problema o necesidad, la lluvia de ideas por parte de un equipo multidisciplinar, el desarrollo de prototipos y finalmente una fase de evaluación o testeo que impulsa el mejoramiento continuo.

  • Empatizar con el Usuario: En este punto se cimientan las bases para identificar el contexto y las necesidades de los clientes a partir de sus experiencias cotidianas.
  • Detectar las oportunidades: aquí se encuentran los insight que serán de gran valor a la hora de identificar oportunidades para resolver un problema o una necesidad.
  • Generar ideas: A partir de una lluvia de ideas con ayuda de un equipo multidisciplinar pasan a considerarse las soluciones para los usuarios con base en sus deseos,  intereses y necesidades.
  • Crear prototipos: En este punto se seleccionan aquellas ideas en las que se identifica un valor especial para luego convertirlas en prototipo. De ser necesario, esta etapa de prototipado tendrá que aplicarse las veces que sean necesarias hasta encontrar el modelo ideal pues recuerde: fallar rápido es fallar barato.
  • Evaluación y testeo de prototipos:  los prototipos y resultados se ponen a prueba con los usuarios finales para constatar que la necesidad efectivamente se ha resuelto.

Para comprobar el éxito alcanzado por algunas empresas con este modelo de diseño y desarrollo para la innovación en el mercado global, basta mencionar el caso del gigante tecnológico Apple, al crear equipos que combinan la comodidad  y tecnología deseada por muchas personas alrededor del mundo. Además, sin tener que ir más lejos, está el caso de la empresa colombiana Totto, quien a partir de las quejas de sus clientes sobre la poca comodidad de las maletas, tuvo en cuenta el desarrollo de una línea especializada en modelos anatómicos que hoy por hoy, se han convertido en el modelo preferido de los colombianos.

Nunca antes había sido tan importante para las empresas, adoptar modelos creativos para el desarrollo de productos en un mundo globalizado en donde la innovación es clave para reconstruir lo que ya está inventado. 

¿Tu empresa aún no está en el mundo digital, qué esperas para comenzar?

¡Agenda YA tu asesoría virtual! Contáctanos a través de: [email protected] o comunícate a nuestro WhatsApp +57 316 698 1502.